Permisos para reformar: ¿qué obras no necesitan licencia?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

¿Pensando en acometer una pequeña reforma y no sabes si necesitarás una autorización o permiso de obra? La rehabilitación de edificios está regida por una férrea burocracia que, sin embargo, puede flexibilizarse dependiendo del alcance de la reforma y de la legislación vigente en la Comunidad Autónoma.

Pero ¿qué obras no necesitan licencia? El cambio de la instalación eléctrica, la renovación de alicatados y soldaduras o la personalización de suelos y paredes son reformas menores que, en un principio, estarían exentas del permiso de construcción que la administración local impone en la mayoría de actuaciones sobre construcciones urbanísticas.

6 obras que (generalmente) no necesitan licencia ni autorización vecinal

Las obras sin licencia plantean un problema privativo del ordenamiento jurídico del territorio español, que está repartido en 17 comunidades con mayor o menor autonomía jurídica y legislativa. Como resultado, los propietarios madrileños descubrirán que precisan licencia en reformas que sus homólogos de Murcia, Galicia, País Vasco, etcétera, pueden afrontar sin realizar previamente ningún trámite

En otras palabras, los interesados en acometer una reforma —sin importar su envergadura— deben consultar al ayuntamiento municipal, pues los criterios varían drásticamente entre CCAA.

En líneas generales, si la rehabilitación no afecta a las áreas comunes del edificio, ni entraña ningún cambio para su seguridad ni sus sistemas de protección contra incendios, no necesitará ningún tipo de licencia. Por tanto, por lo general, para una reforma integral no será necesario pedir permiso a la Comunidad Autónoma siempre y cuando no se toque la estructura general de la vivienda. Con todo, sí podría depender de la autorización de la comunidad de vecinos, si corresponde el caso.

Ajustándonos a esta regla y considerando las obras exentas de licencia municipal en la mayoría de CCAA, las siguientes reformas pueden iniciarse teóricamente sin este requisito legal:

Cambio de instalación eléctrica

La red eléctrica interna debe renovarse de forma periódica, dependiendo de su estado y antigüedad. Sustituirla en el contexto de una reforma puede ser una gran idea, pero ¿requiere algún tipo de permiso de construcción? La respuesta es negativa en la mayoría de las CCAA, aunque dependerá del alcance de las obras.

Personalización de paredes

De puertas para adentro, la personalización de techos y paredes de la vivienda no necesita licencia de obra. Por tanto, dar una mano de pintura al salón o empapelar los dormitorios son actuaciones que podemos ejecutar a placer, sin importar el cómo ni el cuándo.

Como es lógico, si estas labores se realizaran en el exterior de la propiedad o la modificaran estructuralmente, la disponibilidad de licencia sería esencial para mantenerse dentro de los cauces legales.

Carpintería y revestimientos

La sustitución de puertas y ventanas, así como de los diferentes revestimientos de la propiedad (suelos, paredes, etcétera), tampoco requiere licencia urbanística. Respecto a los trabajos de carpintería —como la adición de pomos, celosías, etcétera, a elementos constructivos—, estos podrán prescindir del permiso correspondiente en la mayoría de los casos.

Sistemas de climatización

Dentro de las obras que no requieren licencia, figuran la instalación de sistemas de climatización. La calefacción y el aire acondicionado, principalmente, pueden implementarse en una vivienda sin necesidad de permiso de obra. No obstante, los aires acondicionados split y multisplit, no así los portátiles, disponen de una unidad exterior que debe instalarse en zonas comunes o en la fachada del edificio; en estos casos, será indispensable contar con la autorización de la comunidad de vecinos.

Reemplazo de alicatados y suelos

Como los revestimientos de azulejos no alteran la estructura general del inmueble, su reemplazo no depende de autorizaciones ni de licencias ante los ayuntamientos. Así sucede también con la renovación de pavimentos, tarimas y suelos vinílicos. Para acometer algunas de estas reformas, podría requerirse la autorización escrita de la comunidad de propietarios del edificio.

Por tanto, si estás pensando en hacer una reforma en casa, en principio no deberás pedir permisos, aunque te recomendamos que lo consultes cuando tengas claro qué querrás hacer en la vivienda y con tu empresa de reformas. Desde Necesito Reformar, empresa de reformas integrales en Madrid, te ayudaremos a asesorarte con esta gestión a la hora de hacer una reforma completa de tu hogar.

Reconsiderar la licencia de obra: ¿por qué solicitarla?

Formalizar el papeleo es una de las fases de una reforma integral más importantes, y si bien en determinadas obras menores puede prescindirse de este trámite, es obligatorio en el resto de casos para garantizar el cumplimiento de la legislación actual.

Disponer de licencias y permisos de obra conlleva más ventajas que desventajas. Por ejemplo, supone un ‘descargo’ de responsabilidades, pues si una determinada obra provoca grietas en la estructura del edificio, este documento demostrará que se ha cumplido con la normativa. Por otra parte, recibir una denuncia por obras sin licencia no es cosa de broma. En ciertas Comunidades Autónomas, las multas oscilan entre los 6.000 y los 150.000 euros en obras en suelo urbanizable.

Compártelo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

Otras noticias de interés

SOLICITUD DE PRESUPUESTO

× ¿Te ayudamos?