¿POR DÓNDE EMPEZAR PARA ELEGIR UNA CORTINA?

30.03.2014 18:50

Cuando se trata de elegir una cortina las opciones pueden ser muchas por lo que dar con la cortina indicada requiere tener una idea clara de las distintas variantes posibles.

También hay que saber que la elección de una cortina en vez de otra, puede torcer por completo la decoración y el aspecto general de una habitación.

A continuación los aspectos importantes que serán de nuestra consideración al elegir una cortina.

1. FUNCIONALIDAD

Tendemos a empezar por elegir el tipo de cortina, cuando realmente lo primero que tenemos que hacer es centrarnos en su funcionalidad o propósito práctico. Este es sin duda, el aspecto principal: "definir su función" o dicho de otra manera, aclarar cual o cuales serán los motivos en el que tengamos que pensar en una cortina. Las  variables pueden ser muchas, incluso una suma de varias.  Estas variables pueden ser:

Filtrar (tapar o disminuir) el paso de la luz.

Resguardar la privacidad.

Reforzar un estilo decorativo.

Acompañar o combinar con ciertos detalles de color o estilo a otro elemento de la decoración: una alfombra, el tapizado de un sillón, el empapelado.

Realzar una vista al exterior.

Disimular un defecto de construcción.

Ampliar o reducir visualmente una habitación o una ventana.

Nunca olvidar el aspecto "hora de lavar", ya que dependiendo del tipo elegido, nos resultará más o menos cómodo. El profesional que nos atienda, deberá asesorarnos correctamente sobre la funcionalidad y sobre estos otros aspectos a tener en cuenta: ¿encoge fácilmente al lavarla? (cuidado, las que no encogen en lavado frío 30 grados, quizás tampoco puedan lavarse como desearíamos ya que algunas manchas solo salen en caliente 60 grados o más), ¿admite secadora?, ¿es de planchado fácil?…

En habitaciones con pocas horas de sol directo, es conveniente una cortina ligera y traslúcida, que permita el paso de luz pero que ofrezca intimidad. En cambio, en habitaciones expuestas a mucha luz solar, se requieren cortinas más gruesas, que eviten excesivo calor en verano y el desgaste durante todo el año de muebles y objetos producido por los rayos solares.

Por lo general todos los tejidos van bien para una cortina, excepto los demasiado rígidos. Si necesitamos restringir el paso completo de la luz lo mejor será un terciopelo, pana o brocado. Lo más moderno en este sentido son los blackout, telas cuya composición, con un lado vinílico, impiden el paso de la luz.

En cambio, si lo que deseamos es no oscurecer demasiado la habitación o simplemente proteger nuestra privacidad, las mejores telas a utilizar son el algodón muy ligero, el lino y la gasa. Una combinación interesante es utilizar una cortina liviana detrás de otra con más cuerpo, para disponer alternativamente de una u otra dependiendo de la necesidad de oscuridad o luz, pero siempre resguardando la privacidad.

Una vez que tenemos claro para que vamos a usar la cortina, se pueden empezar a definir los detalles estéticos: tipo de cortina, color, tela.

2. TIPO DE CORTINA

El tipo de cortina está dado principalmente por el sistema utilizado para colgarla y el diseño adecuado a ese sistema.

 

4) COLOR Y DISEÑO

El color de la cortina es determinante en la decoración o en el efecto que se quiera lograr. Las cortinas oscuras reducen visualmente la habitación, mientras que las cortinas claras la agrandan. Los estampados grandes deben ser utilizados cuidadosamente.

Siempre tome en cuenta el material, el color y el diseño de las telas con que están tapizados los muebles del lugar donde va a colgar las cortinas; también es importante considerar el color de las paredes y el tipo de piso, alfombra, o tapetes para que todo armonice.

Si no queremos quitar protagonismo a la decoración de la estancia, debemos elegir colores neutros y diseños poco llamativos. Si por el contrario deseamos dar un toque final que complemente decoración, debemos ser atrevidos.